En este blog intentare hablar de un poco de todo, como manualidades, trucos en todos los aspectos, ya que hay muchos, de cocina, de tecnología, etc...

23/6/16

Perros Vampiros

El dip es un ser mitológico catalán, una especie de perro malvado y peludo, un emisario del demonio que, como tantos otros, es cojo de una pierna, se alimenta chupando la sangre de la gente, en el escudo del municipio catalán de Pratdip Tarragona, puede verse un imagen de este animal, precisamente en este pueblo es una leyenda muy viva.

Se trata de un pueblo de unos 850 habitantes lo primero que se puede divisar al llegar al pequeño pueblo catalán Pratdip es el castillo en lo alto de un cerro como la mayoría de castillos de la época medieval, las leyendas de perros vampiro conocidos como drips se remonta muy atrás en el tiempo como mínimo  son mencionados en el siglo XII, estos canes no eran perros cualquiera sino que se trataban de perros pequeños y negros que salían por las noches, los lugareños le atribuían una enorme sed de sangre.


Atacaban al ganado y a todo el que se los encontrara en plena noche por los parajes cercanos en esta zona de Tarragona, el nombre catalán del pueblo Pradip traducido al castellano significa prado de Dips, la figura de estos perros vampiro están representados incluso en el escudo del pueblo, los orígenes nos llevan a un noble catalán en época medieval, llamado Onofre de Dip, este noble era el señor feudal de la zona, en una ocasión viajo a los montes Cárpatos en Europa oriental, como embajador del Rey catalán Jaume I el conquistador, fue mordido por una noble transformándose en vampiro lo que le doto de una extraña habilidad con la que podía convertirse en diversos animales.

La relación entre el Prat y los dips ha estado presente desde tiempos antiguos, y así lo demuestra el relato renacentista de Santa Marina de 1602 donde ya aparecen representados, algo debía inquietar a los habitantes de Pratdips entre los siglos XVI y XVII para que la iglesia incorporando en su iconografía religiosa un personaje malingo, feroz, más próximo al diablo que a la fe, quizá por apaciguar los miedos, para que la gente dejara de atemorizarse antela presencia del dip o simplemente por qué era un elemento tan arraigado en la cultura popular que no podía obviarse.

Hoy, en Pratdip, el dip es un símbolo identitario, el pueblo lleva el nombre el prado de los dips, aparecen en el escudo municipal, también en el logotipo de Pratdip turismo y hace poco se ha diseñado un itinerario turismo urbano que consiste en identificarlos, forman parte de la literatura catalana gracias a Joan Perucho con historias naturales, existe un libro infantil que también se inspira en ellos, hay una partida llamada les Canals del Dip, también un monumento dedicado al Dip en la entrada del pueblo, diferentes carreras de montaña que llevan su nombre y así innumerables detalles que inmortalizan los dips para siempre y lo incorporan en la vida cotidiana del pueblo.



Fotos Sacadas de Internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario